El tema de hoy será los libros álbum, una subespecie que crea caminos alternativos para acceder a nuevos mundos gracias a la combinación de la imagen y del texto. En nuestro caso, hablaremos de la investigación llevada a cabo por Cristina Cañamares Toriijos y Jesús Moya Guijarro sobre los libros álbum.

Esta investigación que lleva el mismo nombre que el libro, “libros álbum que desafían los estereotipos de género y el conceto de familia tradicional”, responde a una motivación doble. La primera que es personal atiende a lo que la sociedad nos pone a nuestro alcance con el objetivo de educar a los niños para que alcancen una mente más abierta frente a la diversidad continua que hay en su día a día. La otra motivación es de carácter académico gracias al proyecto de investigación llevado a cabo en la convocatoria I+D AMULIT. En este proyecto colaboran investigadores de Castilla-La Mancha y también de otras universidades españolas, e incluso de fuera del país.

En la entrevista, se ha destacado la importancia de los planos que se escogen para mostrar a los personajes en las ilustraciones de los libros álbum. Jesús Moya Guijarro coincide en que los recursos visuales juegan un papel muy importante. Según él, los libros álbum cuentan tres historias: una verbal, una visual, y una tercera que surge de la unión de imágenes y palabras. En muchas ocasiones, como puede ser en el caso de las historias de “Los tutús no son mi estilo” o “Arturo y Clementina”, el autor emplea estos recursos para crear un ambiente de cercanía y empatía con el lector.

Estos libros, sobre todo en el ya mencionado “Los tutús no son mi estilo”, surgen como ruptura de los estereotipos de género en la que la protagonista quiere un traje de pirata y rechaza el tutú que le llega como regalo, añadiéndole una personalidad que no encajaría con el rol femenino que se le asigna tradicionalmente.

También se ha destacado el papel que juegan estas historias en el desarrollo de un niño o una niña que puede verse reflejado/a en los protagonistas. Por ello, Cristina Cañamares Torrijos ha recordado que en su origen no solo existieron los cuentos que han llegado a nuestros días como es el caso de Cenicienta, Blancanieves, La bella durmiente… en cuyas historias los personajes femeninos juegan, en su mayoría, un rol pasivo o dependiente de uno personaje masculino; sino que también convivió la otra versión masculina, es decir, el contracuento. De esta manera, nos encontraríamos con un ceniciento, un príncipe durmiente… Pero con el transcurso del tiempo, estas versiones que, en su contexto no se consideraron favorables, se fueron silenciando poco a poco hasta desaparecer.

A su vez, Jesús Moya Guijarro ha insistido en la importancia de las imágenes ya que, como menciona en la entrevista, la alfabetización no consiste solo en saber leer palabras, sino que también, y más en un mundo audiovisual, también tenemos que saber leer el mensaje que nos quieren hacer llegar las ilustraciones.

Por último, a continuación, tenéis el podcast para poder escucharlo completo.